Menu

Pelicano del siglo XVIII; guardián del Santo Sacramento

Pieza del mes de abril en el MARC

Abril de 2018. “El Pelícano”, una pieza con mucho simbolismo cristológico, tallada en madera en el siglo XVIII y destinada a resguardar el Santísimo Sacramento, durante los oficios del Jueves Santo, ha sido elegida como la “pieza del mes” en el Museo de Arte Religioso Colonial (MARC).

Esta figura tiene su origen en una antigua leyenda muy desde la época medieval, según la cual el pelícano, en tiempos de escasez, nutría a sus pequeños con la sangre que sacaba de su pecho con su propio pico. Tan admirable comportamiento condujo a relacionar a esa ave con Jesucristo, el cual ofrece su propio cuerpo en la Eucaristía para alimentarnos.

Esta ave también la encontramos en numerosas obras de arte: esculturas, pinturas e incluso textos literarios, como el de la Divina Comedia, de Dante.

En los albores del siglo V, San Jerónimo ya se sirvió de ese simbólico significado cuando comentó el versículo 7 del salmo 101: “Me asemejo al pelícano del desierto; soy como búho entre las ruinas”. Siglos más tarde, inspiró una de las más bellas estrofas del himno Adoro “Te devote”, en el cual Santo Tomás de Aquino exclama:” Señor Jesús, bondadoso pelícano, límpiame, a mí, inmundo, con tu sangre: de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero”.

En el arte colonial de Panamá encontramos otros ejemplos de pelícanos en el recién reinaugurado Museo de Penonomé, en las iglesias de San Francisco de la Montaña, San Atanasio de los Santos y San Marcelo de la mesa. En la iglesia de Santiago de Natá se encuentra unos de los ejemplos más extraordinarios, en caso de plata realizado en 1752.

Para conocer más sobre este museo puede acceder a nuestra página web: http://www.inac.gob.pa/museos/105-museo-de-arte-religioso

No comments

Deja un comentario

Ad

Publicidad